Si estás pensando en realizar una reforma en tu vivienda aprovechando las próximas vacaciones estivales te vamos a contar, en líneas generales, la principales diferencias, ventajas e inconvenientes que existe entre los sistemas de tabiquería seca (o de yeso laminado) y los sistemas constructivos tradicionales, analizando tres aspectos:

  • En primer lugar los tabiques de yeso están formados por una placa interior de aluminio atornillada al suelo y techo para dotar de rigidez al tabique. Una vez realizado este paso se recubre el núcleo metálico con las placas de yeso laminado. Estas placas pueden tener diferentes propiedades como por ej. conseguir una alta resistencia al fuego o a la humedad, así como diferentes grados de dureza, y aquí tenemos la primera gran diferencia y ventaja con respecto al tabique de ladrillo: la seguridad ante un incendio y la estanqueidad ante humedades.
  •  La segunda ventaja de estos tabiques ligeros es la posibilidad de  instalar en su interior, entre las placas de yeso, un AISLAMIENTO TÉRMICO-ACÚSTICO, que nos permita aclimatar nuestra casa y aislarla de ruidos. El material utilizado con más frecuencia es la lana de roca o mineral, de diferentes espesores, fibra de vidrio etc.  personalizándose según la necesidad de cada vivienda. Ésta  ventaja con la tabiquería tradicional resulta importantísima también, teniendo en cuenta las temperaturas que se alcanza en nuestra comunidad autónoma..
  • La tercera ventaja sería la instalación, propiamente dicha, sin morteros o pastas, por lo que resulta mucho más rápida y limpia, lo que redunda sin duda en el abaratamiento del precio debido al menor coste de la mano de obra.

Si tienes alguna duda, y deseas que  te informemos más detalladamente, ponte en contacto con nosotros a través del teléfono, E-mail, o el propio cuestionario que aparecen en esta web y te informaremos con mucho gusto.