La Unión Europea reducirá el volumen de los escapes a partir de 2016

A partir de 2016 la Unión Europea planea reducir el volumen de los sonidos de escape para favorecer una reducción general de la contaminación acústica en las grandes ciudades.

Hay reacciones de todo tipo: a favor, en contra y totalmente en contra. Lógicamente, reducir el volumen de los sonidos de escape influye de forma positiva en la tranquilidad de los centros de las grandes ciudades. El ruido del tráfico será menor, y los nervios de los vecinos entrarán en una fase de vida más relajada. Por otro lado, para los amantes de los motores y el ruido, esto irá contra el espíritu del automóvil. Para otros solo significará que aumentarán los atropellos en las ciudades. ¿Quién acierta?

Menos intensidad sonora para reducir el estrés por el ruido del tráfico

Lo que la UE pretende es que los coches híbridos y eléctricos suenen más fuerte, y que los de motor de combustión bajen la intensidad del sonido del escape de 74 dB a 68 dB. Esto es reducir por cuatro esa intensidad de sonido, que no significa que los escuchemos “con un cuarto del volumen original”: se habla de la amplitud de la onda sonora. Esta reducción no es tan severa como se quiere vender en algunos medios, debido a que nuestro oído percibe el sonido de una forma, por decirlo así, logarítmica.

Esa reducción es significativa para contribuir a reducir la contaminación acústica en las ciudades. Se estima que la mitad de la población urbana de la UE está expuesta continuamente a ruidos de unos 55 dB. Esta exposición continua a “ruido causado por el tráfico puede producir estrés, cansancio, alterar el buen funcionamiento de los órganos y provocar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.”

Leer más: http://www.regiondigital.com/noticias/motor/212622-la-union-europea-reducira-el-volumen-de-los-escapes-a-partir-de-2016.html