Silencio en un mundo de ruidos

Las consecuencias del ruido son similares a las asociadas al miedo y a la tensión: aumentan las pulsaciones, se modifica el ritmo respiratorio, se produce tensión muscular y presión arterial, aumenta la resistencia de la piel y se pierde agudeza de visión periférica.

Por eso, cada último o penúltimo miércoles del mes de abril se celebra en todo el mundo desde hace 20 años el Día Internacional de la Conciencia sobre el Ruido. La jornada está organizada y auspiciada por la Liga para el Deficiente Auditivo, una institución con sede en Nueva York con 90 años de actividad en el tratamiento y prevención de la sordera, y fue concebida para que los habitantes de todo el mundo tomen real conciencia de los trastornos que implica el ruido excesivo que caracteriza a la sociedad moderna

http://www.momarandu.com/amanoticias.php?a=7&b=0&c=136110