Una vuelta de tuerca más a la contaminación acústica

Ya existe condena para el  Ayuntamiento de Burriana sobre las reclamaciones interpuestas en ámbito judicial por parte de algunos vecinos de la playa, por el ruido del festival Arenal Sound, que desde hace años se viene celebrando en la costa de esa localidad. Concretamente el  Tribunal Superior de Justicia de Valencia impone una indemnización de 18.000 Euros al Consistorio para compensar a los propietarios de apartamentos colindantes al mismo, por daños morales, ante la vulneración de un derecho fundamental. Dice el fallo  “se ha violado de manera evidente los límites. Se han registrado entre los 72 dB y 91 dB” cuando la OMS recomienda que el nivel acústico no debería exceder de los 30 dB para el ruido continuo y debería evitarse los superiores a 45 dB.

En consecuencia, a partir de ahora habrá que respetar los límites de ruido y, o bien, sacamos los festivales fuera de entornos urbanos, o bien nos quedamos en los pueblos y ciudades pero acudimos a salas de audiciones correctamente insonorizadas, conforme a la normativa legal. De este modo respetaremos los intereses de todos y conviviremos acústicamente sin problemas.